Piñera hizo compromiso con ex militares pinochetistas

Por Lorena Ferraro L./La Nación

El candidato de la derecha tuvo una concurrida cita con uniformados en retiro de las FFAA y Carabineros. General (R) Villarroel declaró que “estamos muy contentos, muy conformes, él nos interpretó plenamente”. Gobierno y Corte Suprema insistieron en respeto a normativas.


El candidato Sebastián Piñera compartió con ex oficiales como Jaime Lepe, procesado en el caso Soria. Fotos: Chileinforma.

Recibió aplausos de ex uniformados pinochetistas, por un lado, y un llamado del gobierno a explicar su propuesta, por el otro.

Pero el abanderado de la oposición, Sebastián Piñera, escondió la cabeza y no quiso responder por el compromiso que el martes pasado -en un encuentro en el Círculo Español que no se informó a la prensa- estableció con miembros en retiro del Ejército para no “alargar” más los juicios relacionados con violaciones de los derechos humanos.

El silencio del abanderado -que pretendía evitar que un tema polémico empañara mediáticamente los resultados de la encuesta CEP- no consiguió en todo caso acallar las voces de los propios ex uniformados ligados a la dictadura que, agradecidos, salieron a valorar los dichos del empresario.

El presidente de Chile Mi Patria, organismo que congrega a oficiales retirados, Rafael Villarroel, elogió al aspirante a La Moneda asegurando que su promesa “es una demostración de buena predisposición, de buena voluntad y de dar una solución definitiva a la situación que afecta a un sinnúmero de oficiales y suboficiales en retiro de la Defensa Nacional”, mencionados, investigados y/o procesados por violaciones de los derechos humanos.

Como agrupación, agregó, “estamos muy contentos, muy conformes, (pues) él nos interpretó plenamente”.

La polémica promesa de Piñera surgió luego de una cita con más de un millar de jubilados de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad donde, según consigna un comunicado de la Organización de Soldados Presos Políticos en Democracia (OSPPED), “el tema central que él mismo puso sobre el tapete y que motivó los mayores aplausos (en el encuentro), se refiere a la situación de persecución, de procesamientos y condenados en cárceles que afecta a uniformados por haber enfrentado la acción del terrorismo marxista”.

Ante un millar uniformados jubilados el abanderado aseguró que velará por “la aplicación correcta -de acuerdo con nuestra legislación- de los tratados internacionales, el principio de prescripción de los delitos” y que “vamos a apelar para que la justicia se aplique a todos los ciudadanos de nuestro país, incluyendo por su puesto a las personas que están en servicio activo o retiro de nuestras Fuerzas Armadas y de Orden, sin arbitrariedades”.

A renglón seguido, y terminando de desatar el júbilo de los asistentes, Piñera comprometió que “en caso de llegar a La Moneda tomará medidas para que la justicia se aplique “en forma oportuna y sin mantener procesos ad eternum, que nunca terminan”.

Fue la promesa explícita de Piñera frente a militares comprometidos en violaciones de los derechos humanos.

Ante ello, la vocera de La Moneda, Carolina Tohá, dijo que el candidato “se refiere a crímenes de lesa humanidad que el mundo se ha puesto de acuerdo en que son imprescriptibles”.

El vocero de la Corte Suprema, Milton Juica, recordó que existe el debido proceso, y que “si alguien estima que ello no se produce, debiera señalar caso por caso o situación por situación, en qué ejemplo ve lo que no se ha respetado”.