SML confirmó que Víctor Jara fue masacrado

Por Jorge Escalante / La Nación

El documento estableció que el cantautor murió a causa de múltiples heridas de bala en el cráneo y todo el cuerpo. También determinó que sufrió fracturas por golpes. Hasta ahora no aparece el oficial de rasgos germanos que le disparó junto al conscripto José Paredes

.

A la luz del informe final emanado del Servicio Médico Legal quedó establecido científicamente que Víctor Jara fue torturado y acribillado a balazos.

Que Víctor Jara fue asesinado por funcionarios del Ejército de Chile siempre se supo. Que su cuerpo fue masacrado, también. Pero ayer se estableció de manera científica lo que se conocía. La confirmación quedó registrada en el informe final que el Servicio Médico Legal (SML) entregó al juez Juan Fuentes Belmar, acerca de las pericias que se practicaron a las osamentas exhumadas el pasado 4 de junio desde el Cementerio General en Santiago

El informe fijó la causa de muerte en múltiples heridas traumáticas por bala en el cráneo, tórax, abdomen, piernas y brazos. Además, constató que el cantautor sufrió golpes que le produjeron varias fracturas en el cráneo y tronco.

En el documento entregado al juez por el director del SML, doctor Patricio Bustos, se confirmó igualmente que los restos exhumados corresponden efectivamente a Víctor Jara, diligencia que el magistrado había ordenado expresamente.

La identidad pudo verificarse con el apoyo del Instituto Genético de Innsbruck en Austria, luego de analizarse muestras de ADN extraídas de los restos óseos y de familiares del cantautor.

Sin embargo, el o los autores intelectuales y él o los oficiales que participaron en el crimen, aún permanecen ocultos. El ex conscripto José Paredes Márquez es hasta ahora el único identificado y procesado como uno de los que efectuaron disparos.
Un oficial de rasgos germanos que operó en el Estadio Chile utilizado como centro de detención desde horas después del golpe militar de 1973 y que, de acuerdo a varios testimonios coincidentes, habría sido quien maltrató físicamente al músico y también le disparó, sigue en libertad.

NO HA ENTREGADO INFORMACIÓN

En este proceso el Ejército ha negado reiteradamente información a la justicia, argumentando que no posee registros de los oficiales que por esos días custodiaron a los detenidos en ese lugar. A pesar de que en fuentes militares se sabe que esas identidades son conocidas. El fusil entregado por la institución castrense al juez y que habría sido usada en dar muerte a Víctor Jara, tampoco resultó ser tal.

La imposibilidad de dar con la identidad de este oficial es similar a lo que ocurrió en el crimen del ex agente de la DINA, coronel Gerardo Huber. En este caso, y aun cuando en este asesinato participaron varios oficiales de inteligencia del Ejército que ya fueron condenados a penas de cárcel en una sentencia de primera instancia, éstos no entregaron el nombre del francotirador que mató a Huber con un fusil de alta precisión. El arma tampoco fue hallada.

En todo caso, el magistrado Fuentes Belmar sigue adelante con su investigación para encontrar a los otros autores.